domingo, 5 de febrero de 2017

“Seréis como dioses”

“Seréis como dioses”

pablo-augusto-perazzo
Pablo Augusto Perazzo
Colaborador
Alrededor del año 1000 a.C. el rey David escribió esto: “El necio ha dicho en su corazón: ‘No hay Dios’” (Salmo 14, 1). A finales del siglo XIX decía el famoso escritor Dostoyevski: “Si Dios no existe, todo está permitido”. La pretensión de querer ocupar el lugar de Dios es tan antigua como es antigua la humanidad. Por detrás de ese deseo, está el querer ser dueño de la Verdad; de pretender decidir, según mi gusto personal, qué está bien y que está mal. La libertad, sin ningún tipo de código ético, para hacer todo lo que la técnica y la tecnología nos permitan alcanzar.
La difusión e imposición de la “ideología de género” manifiesta paradigmáticamente lo descrito arriba. Ya no interesa el sexo con el cual nacemos. Más bien, dice la citada ideología, no nacemos con un sexo definido. El nacer hombre o mujer es una idea caduca. De quienes todavía creen que eso depende de Dios; o que existe una razón por la cual somos hombres o mujeres, que no depende de nuestra opción personal. Para los que defienden a capa y espada la libertad, desde muy temprana edad, a ser dueños de qué género quieren pertenecer, conceden a cada uno el poder de decidir cuál es su identidad. Yo me creo a mí mismo. Yo soy quien creo mi razón de ser, mi propia felicidad.
Ser hombre o mujer es algo que estaría obligado a aceptar. ¡Porque así soy! Sería algo evidente. Un reloj está hecho para dar la hora. Así es el reloj, no puedo cambiar.
Según la Real Academia Española, ideología es un “conjunto de ideas fundamentales que caracteriza el pensamiento de una persona, colectividad o época, de un movimiento cultural, etc…”. Por lo tanto, no me interesa abrir los ojos a la realidad – si es que existiera – sino pensar como a mí me interesa. Solo reconozco lo que se ajusta a mis intereses: ¿qué género quiero ser? Dicho esto, podemos entender cómo ya no importa preguntarse ¿quién soy?, o ¿cuál es mi sentido en esta vida? No tengo nada que buscar o descubrir, porque soy yo quien decide y crea todo eso. En otras palabras, yo soymi propio dios. Yo creo mi vida.                                   
http://eltiempo.pe/?p=153985

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada